Tosta de berenjena asada y anchoas

Esta parece una receta tonta, de simple. Tomadla como idea, en vez de como receta 😉

Como much@s sabéis, horneo pan todas las semanas, y además hago varias hornadas. Suelo aprovechar el calor del horno para asar berenjenas. Me encantan las berenjenas. De todas las maneras, pero asadas dan muchísimo juego. Sirven para una ensalada de verduras tibias, para hacer mutabal, para hacerlas con tomate… y para montarte una tosta para una cena rica y saludable 🙂

 

Tosta de berenjena y anchoas

 

Ingredientes para una tosta

 

– Una rebanada de pan contundente, si es integral mejor. Hacer una tosta bien cargada con un pan paja de gasolinera, son ganas de acabar comiéndola con cuchara

– Tomate frito o una salsa de tomate bien concentrada

– Berenjena asada

– Dos anchoas en aceite

 

Tostar muy bien el pan. No vale que se queme, pero tampoco que se quede a medias. Cuanto más en su punto, más aguantará el peso de lo que le pondremos encima. Mientras se tuesta el pan, calentar un poco la berenjena asada si está fría de la nevera.

Cubrir la tosta con el tomate, añadir la berenjena a trocitos, y coronar con las anchoas. Las anchoas no son opcionales. Son imprescindibles. Si las probáis así, veréis como no buscáis una alternativa 😉

Comer inmediatamente.

 

 

Pisto de repollo de Arisa

Esta es una de nuestras guarniciones fijas de congelador. Con hacer luego cualquier cosa vuelta y vuelta, tienes la cena lista 🙂

 

pisto de repollo

 

Ingredientes para muchas raciones

 

– Medio repollo (col), unos 600 gr., cortado en juliana o pasado por la picadora. Nosotros gastamos repollo liso.

– Medio pimiento rojo

– Una cebolla grande

– Un calabacín

– Dos cucharadas de sofrito de cebolla y tomate, o 100 gr de tomate frito

– 2 dientes de ajo

– 100 gr jamón serrano (opcional)

 

Picar por separado todos los ingredientes. Tener un robot con mucha capacidad, como mycook o thermomix ayuda mucho en recetas como esta.

En una cazuela grande (la mía es tipo wok, con una capacidad de unos dos litros y medio, más o menos), pochamos la cebolla, a fuego bajo para que no pida mucho aceite. Añadimos los ajos y el pimiento. Cuando la cebolla esté pochada, añadimos el calabacín, el jamón (opcional), el sofrito y el repollo. Salamos, revolvemos bien, tapamos, y dejamos cocer hasta que el repollo esté tierno, no menos de 20 minutos. Hay que ir removiendo cada diez minutos al menos.

 

 

Fideuà integral de verduras

Hace años que comemos de tuper en el trabajo, y unos cuantos también que los lunes no comemos carne ni pescado (y muchos martes también 😉 ).

Esta fideuà ya es un clásico de los lunes cuando el calor empieza a apretar. Se puede cocinar la tarde anterior, que aguanta perfectamente al día siguiente por no tener caldo.

Las verduras van variando según el momento y la estación, pero fijos son las zanahorias y los champiñones. Estos últimos son los que le dan la personalidad al plato.

 

Fideuà integral de verduras

 

Ingredientes para dos adultos y un niño

– 130 gr fideuà integral

– 250 gr de champiñones pelados y troceados

– 3 zanahorias troceadas

– puñado de guisantes, en nuestro caso frescos

– 5 espárragos

– 10 judías verdes

– una cucharada de sofrito de cebolla y tomate

– 500 ml de caldo de verduras, en nuestro caso casero

– pimentón de la vera dulce

 

Hacer el sofrito en el caso de no tenerlo en conserva. Añadir las zanahorias y darles una vueltecita. Añadir un pelín de agua (para evitar el aceite). A los tres o cuatro minutos, añadir las judías y los espárragos. A los dos o tres minutos, añadir los champiñones, remover y tapar. Salar y bajar el fuego. Los champiñones soltarán humedad, y ayudarán a que se cuezan las verduras. A los 10 minutos más o menos, añadir la pasta y remover, para que se sofría un poco. Añadir entonces el caldo, el pimentón y los guisantes, y dejar cocer hasta que la pasta esté lista, vigilando por si es necesario añadir un poco más de agua o caldo.

Pan semiintegral de espelta y kamut, con grano entero

Estreno la categoría panarra con mi pan de cada día, el que hago siempre. Siempre que no se haya agotado la harina de espelta, claro, que es lo que nos está pasando ahora. Pero siempre nos quedará el trigo…

Hace mucho que dejé de hacer pan “en el día”. Cuando descubrí los beneficios de la fermentación retardada en frío… ya no volví a amasar el mismo día que quería hornear. Es ahí donde está el verdadero éxito de este pan: poca levadura y muuuuuuuuuucha paciencia.

 

 

Ingredientes para un pan de 1200 gr

– 500 gr de harina semiintegral de espelta

– 200 gr de harina integral de kamut

– 100 gr de grano entero de espelta

– 500 gr agua

– 15 gr de sal

– 1’5 gr de levadura seca (siempre multiplicar por 3 para utilizar levadura fresca)

 

DÍA 1

Cocemos el grano de espelta en agua unos 20 ó 25 minutos. Muchas veces cuezo el grano el día antes, o unas horas antes, cuando me va mejor, para adelantar, y lo dejo en la nevera. El grano cocido no se estropea.

Escurrimos, y cuando se haya enfriado un poco lo mezclamos con el resto de ingredientes excepto la sal. No amasar. Sólo mezclar bien, que no quede harina suelta. Como siempre se recomienda, rectificar de agua o harina si es necesario. Yo nunca tengo que hacerlo.

Tapamos el bol con un paño.

A la media hora (puede ser una hora, no hay problema, es el primero de los beneficios de panear con poca levadura), añadimos la sal, la vamos “clavando” con la espátula, hacemos algunos pliegues dentro del bol para que la sal se adhiera bien, y luego la sacamos a la encimera (bien limpia, por favor), para amasar como consideremos. Yo amaso a lo tradicional durante unos segundos, para asegurarme de que la sal está bien pegada y no va a salir volando, y luego ya voy haciendo pliegues, pocos, hasta que la masa tiene la resistencia y flexibilidad que necesita (difícil de explicar este punto, hay que experimentar).

Volvemos a meter al bol, aunque mejor otro bol, que el primero estará lleno de harina seca que no se mezcló bien, y tapamos con el paño.

Dejamos reposar una hora, sacamos y volvemos a plegar.

Vuelta al bol y reposo de otra hora.

Hacemos de nuevo unos pliegues y al bol. Esperamos cinco minutos, que la fermentación comience, tapamos bien con paño y bolsa de plástico, y a la nevera.

Allí puede estar hasta 60 horas. Tal vez más, pero yo no he probado. La masa ya está lista a las 24 horas, el resto es un extra de sabor.

 

DÍA 2

Cuando tengamos tiempo para acabar de hacer el pan, sacamos la masa y dejamos que se atempere durante, al menos, una hora si es invierno. Menos si hace calor.

Sacamos la masa a la encimera (limpia, por favor) y boleamos. Dejamos reposar 20 minutos tapada con el mismo bol como si fuera un casco.

Tras el reposo, damos la forma deseada y dejamos que fermente por segunda vez (la primera ocurrió en la nevera) a temperatura ambiente, de hora y media a dos horas.

Cuando el horno esté a tope, 250º, metemos el pan sobre una bandeja (interesante haberlo puesto allí para que haga la segunda fermentación, así no será necesario moverlo con el peligro de desgasificarlo) y echamos agua en la bandeja metálica que tendremos en la parte de abajo del horno, para generar vapor.

Mantenemos el horno a 250º durante 15 minutos, y luego sacamos la bandeja del agua y bajamos la temperatura a 180º. En media hora, cocido 😉

Importantísimo dejar enfriar sobre una rejilla y no cortar hasta que esté totalmente frío. Si horneáis por la noche, esperar al desayuno 😉

Alcachofas estofadas con guisantes frescos

Esta es la primera entrada de mi primer blog, y se la dedico a Rosadepitimini, Nguillen, Gynger, Lolium, Uro, Wendy, Quely… mis amigas del foro mundorecetas donde nos contamos la vida, discutimos y nos animamos. Ellas me han machacado hasta que he creado este blog, con el ánimo de tener todas las recetas que suelo hacer juntitas y que no se pierdan.

Este blog no sólo tendrá recetas mías, habrá muchas de las que hace Rafa, mi compañero de vida desde hace 16 años. ¿Conocéis ese lamento por tener una casa demasiado pequeña? … en casa nos faltan un par de habitaciones… pues en mi casa lo que falta es una segunda cocina. Codazos hay…

Esta receta es made in Rafa, y con su permiso inauguro este blog a cuatro manos.

alcachofas con guisantes

Ingredientes para dos personas, para hacer plato único:

– Una cebolla grande en juliana
– 1 kg. de alcachofas cortadas en cuartos
– 300gr guisantes frescos ya limpios

Sofreímos la cebolla, añadimos las alcachofas, salteamos 5 minutos con un poco de aceite, salpimentamos, chorrín de agua, especias al gusto, 15 minutos tapado a fuego lento, añadimos los guisantes y un poco de agua si es necesario, y dejamos cocer hasta que los guisantes estén tiernos.

Imposible que salga mal.