Ensalada de garbanzos y tofu

Esta ensalada es un clásico en casa, desde hace años. No tiene demasiado misterio, tal vez que una parte de los ingredientes se añaden calientes, lo que da a la ensalada un toque tibio que a mí me encanta 🙂  El tofu es el que vende Aldi, que probamos anoche por primera vez, y nos ha sorprendido por su precio, poco más de 6€ el kilo, y envasado al vacío 🙂

 

ensalada de garbanzos y tofu

 

Ingredientes para 2 personas

 

– 225 gr de garbanzos cocidos, nosotros caseros del congelador, y pedrosillanos, que nos gustan más 😉

– Dos tomates maduros grandes

– Dos cebollas tiernas, o una si es grande. Para esta ensalada gastamos parte de una gran cebolla dulce que se vino con nosotros de la Seu d’Urgell

– 200 gr de tofu firme

– Especias para marinar el tofu

– Chorrito de aceite

 

Un par de horas antes ponemos a marinar el tofu, con las especias que nos gusten, el aceite y zumo de limón, nosotros tomillo, mucho pimentón dulce de La Vera y pimienta negra.

Montamos el plato con el tomate a rodajas finas y la cebolleta, formando una cama. Sobre ella, los garbanzos y el tofu escurrido previamente salteado en la sartén.

 

 

Con el permiso del costillo 🙂

 

Anuncios

Fideuà integral con verduras y cazón

Esta ha sido nuestra comida de hoy. Hoy hemos dejado a papá pingüino solo en casa, toda una larga mañana, que tenía mucha plancha pendiente y tareas fontaneras en el huerto. Iñaki y yo nos hemos recorrido media ciudad, de centro comercial en centro comercial, la verdad, que hace mucho calor, pero cuando hemos llegado (Iñaki estaba fritito en el coche) me he encontrado esto

 

fideuà de pescado0

 

Ingredientes, a ojo, para tres personas:

 

– Una cebolla tierna

– Tres zanahorias pequeñas

– Tres tomates rallados pequeños

– Medio pimiento rojo

– 150 gr judías verdes

– 150 gr guisantes

– Caldo de pescado, unos 350 ml

– Dos cazones pequeños (es un pescado de agua salada parecido a la anguila, de la familia de los tiburones)

– 120 gr fideuà integral

– Cucharadita de carne de ñora

– Cucharadita de pimiento choricero

– Pimentón dulce

– Sal y pimienta

 

Picar todos los vegetales del tamaño de los guisantes. Pochar la cebolla y la zanahoria, cuatro o cinco minutos. Añadir el pimiento rojo. Pochar dos o tres minutos y añadir el tomate rallado. Dos o tres minutos después añadir un cucharón del caldo, la carne de ñora y pimiento choricero, y las judías verdes. Cinco minutos después añadimos los guisantes. Dejamos que cueza unos cinco minutos. Añadimos el pimentón y los fideos, subimos el fuego, añadimos el caldo de forma que cubra bien los fideos. Se distribuye el pescado cortado a trocitos por encima, se tapa y se deja cocer hasta que la pasta esté cocida, vigilando que no nos hayamos quedado cortos de caldo.

 

fideuà de pescado1

 

Y a disfrutar 🙂

Sofrito base congelado

Como siempre que llega agosto, en casa aprovechamos la temporada de tomates para hacer conservas. Con el resto de la familia hacemos una cadena para envasar unos ciento cincuenta kilos de tomate fresco, y luego ya en casa, sólo para nosotros, hacemos sofrito base, que es en realidad lo que nos quita trabajo el resto del año.

Las conservas las hacemos en botes de cristal guardados a lo largo del año, de legumbres, mayonesa, mermeladas, etc. Siempre botes nuevos, no usados antes para conservas caseras, porque hemos comprobado que algunas tapas no hacen bien el vacío por segunda vez.

Las conservas caseras de tomate consisten en envasar correctamente el tomate, cerrar los botes y hervirlos durante un tiempo que va desde 15 a 30 minutos, dependiendo del tamaño de los botes.

Siempre vamos escasos de botes, así que este año, para el sofrito, además de envasarlo en botes, como estos, que están listos para ser hervidos…

 

sofrito enlatado

 

lo he congelado. El problema de congelar es el de siempre: el espacio. Pero he descubierto una forma de congelar que deja a cero el espacio desperdiciado  😉   En dados 😉

Se trata de llenar las cubiteras, dejar que se congelen bien, sacar los dados o cubitos, y llenar una bolsa con ellos. Si el sofrito está bien congelado, luego los dados no se pegarán entre sí, y así luego podremos sacar los cubitos que necesitemos

sofrito en cubitos0

 

 

 

 

sofrito en cubitos1

 

 

 

sofrito en bolsa

 

 

De esta manera tengo más de cien cubitos, unos 2 kilos de sofrito concentrado de tomate y cebolla, en un espacio mínimo 😉

 

Verdinas con gambusín

Me encantan las legumbres. Los garbanzos son mis favoritos, lo reconozco, pero las alubias, cuando puedo conseguir esas variedades tan comunes en las tiendas del norte, me encantan  🙂

Encontré estas verdinas en Carrefour, casi en la zona delicatessen, en saquitos de medio kilo. No me pude resistir. , A ver si doy con un buen proveedor que me haga un envío de legumbres del norte, ahora que están recogiendo la nueva cosecha, y me hago una reserva para todo el año… Aquí, en la zona del mediterráneo, la legumbre es, o bien USA, o bien Mexico. Con la buena legumbre que tenemos en España 😦

Las verdinas tienen un sabor muy suave, y piden ser acompañadas por alimentos suaves también. Se asocian tradicionalmente al pescado y el marisco. En este caso las hicimos con un poco de gambusín. Y digo poco porque la proporción fue 500 gr de alubias para 300 gr de gambusín, que una vez pelado y cocido se quedó en nada. Me acabo de dar cuenta, al ver la foto, que en mi plato no cayeron más de 4 gambusines.

 

verdinas con gambusín

 

Ingredietes para 7 raciones

– 500 gr alubias verdinas

– 300 gr de gambusín fresco.

– 3 cebollas grandes

– 1 pimiento rojo grande

– Una patata por cada ración que no se vaya a congelar

– 6 zanahorias grandes

– Una cucharada sopera de pimentón dulce de La Vera

– Dos cucharadas de aceite de oliva

 

Antes de empezar picamos todas las verduras por separado. Yo hice el sofrito en la mycook. Primero dos cucharadas soperas de aceite, un minuto, luego la cebolla, unos 5 minutos, luego añadí la zanahoria y el pimiento, otros 5 minutos, y finalmente el pimentón, unos 4 mintuos. No me quedo con los tiempos exactamente porque cocino a ojo. No tengo claro cuántos minutos son necesarios para que la cebolla esté a mi gusto, pero tengo ojos 😆

Pasé el sofrito a la olla, añadí las alubias, les di unas vueltecitas durante dos o tres minutos, y añadí el fumet que hice con las pieles y cabezas del gambusín el día anterior, para que el fumet estuviera bien frío. Con las cabezas y pieles de 300 gr de gambusín me salieron 750 ml de fumet.

Añadir agua del tiempo hasta cubrir las alubias cuatro dedos, y llevar a hervor. Cuando la alubia esté hecha, sin presión una hora aproximadamente, parar y añadir el gambusín pelado, que se cocerá con el calor residual.

 

Nos chupamos los dedos  🙂

Seitán casero

Era una asignatura pendiente. Hacer seitán en casa. Bueno, en general probar el seitán. Pero el que venden en los herbolarios es tan caro y tiene un aspecto tan… poco apetitoso, la verdad, ahí conservado en caldo… como carne en formol…

Nos ha encantado, y nos ha sorprendido un montón su textura, tan firme. Tenemos que probar a adaptar algunas recetas de las que hacemos con carne, para ir, poco a poco sustituyendo raciones de carne por raciones de proteína vegetal, sobre todo desde que nos paramos a investigar un poco e hicimos esta comparativa. Creo que vamos a ir dejando la carne para un par de veces a la semana, para darnos el gusto con una buena ternera, y poco más:

Comparativa seitán/proteínas animales

 

Se ve un poco mal, a ver si puedo hacer otra mejor. Pero para quienes no quieran dejarse los ojos mirando, aclaro que el seitán gana por goleada, ya que tiene más proteína que ninguna carne o pescado, y nada de grasas (2%) ni colesterol (0%).

 

seitán con guisantes y alcachofas

Seitán a la plancha con guisantes y alcachofas

 

Ingredientes para obtener 700gr de seitán:

– 200 gr gluten de trigo

– 27 gr harina de garbanzo (prescindible)

– 20 gr levadura de cerveza (prescindible)

– Una cucharadita de sal, tamaño café

– Especias al gusto, nosotros media cucharadita de cominos molidos, cucharadita de tomillo molido y ajo y cebolla deshidratados

– 350 ml caldo de verduras

– Un litro de líquido para hervir el seitán, puede ser agua, puede ser caldo de verduras, puede ser sólo agua pero haciendo cocer a la vez unas verduras…

– Tres cucharadas soperas de aceite de oliva

 

Aclaro algo. Difícil encontrar una receta de seitán que no lleve salsa de soja. Yo no la gasto para nada, así que tampoco para el seitán. Por eso yo sí utilizo sal, prescindible si se le añade salsa de soja.

En un cuenco mezclamos el gluten, la harina de garbanzo, la levadura de cerveza, la sal y las especias. En otro, los 350 ml de caldo y el aceite de oliva, removiendo bien. Se va añadiendo poco a poco el líquido al cuenco de los sólidos

 

pre seitan

 

Cuando hemos añadido todo el líquido, hay que amasar durante cuatro o cinco minutos. En un vídeo de Dimensión Vegana dicen que, para comprobar el punto bueno del seitán amasado, hay que agarrarlo con tres dedos, dejarlo en vilo, y contar hasta diez. Si antes se desgarra y cae, hay que amasar más.

 

seitán0

Dejar reposar diez minutos, y volver a amasar 30 segundos, formar una bola, o dividir en tantas bolas como se desee, pensando en las raciones. En este punto hay varias opciones. Yo lo he cocido alguna vez al vapor

 

seitán1

 

Y también hervido en caldo

 

seitán en la olla

 

Hay que cocerlo entre 30 y 45 minutos, dependiendo de nuestro gusto (a más cocción, mayor firmeza) y de si hacemos varias bolas pequeñas o una bola grande. Después, dejar enfriar en el caldo y conservar en la nevera hasta dos o tres días, o congelarlo.

Este post lo he podido escribir gracias a Claudia de mivegablog, que es la reina del seitán, y a Olga de veganizando, que me animó con sus recetas tan apetitosas y sus fotos tan sugerentes.

 

seitán al ajillo

Seitán al ajillo con champiñones

 

Salteado de seitán con arroz

Salteado de seitán con verduras, arroz integral y garbanzos