Salmón marinado

Mi madre aprendió hace unos veinticinco años a preparar el salmón marinado. En casa siempre fue un producto delicatessen, porque aunque más asequible que el salmón ahumado, no dejaba de resultar caro. Cuando lo hacía lo celebrábamos mucho, y cuando uno a uno sus hijos fuimos saliendo de casa, seguíamos celebrando los tupers de salmón que nos regalaba cada vez que lo hacía.

 

Salmón marinado 1

 

El resultado es bastante parecido al salmón que venden en el supermercado como “ahumado”, aunque en realidad éste es un salmón marinado al que le han añadido aroma de humo.

Hace poco pensé en que jamás lo había hecho yo en mi casa, y sabía de sobra cómo se hacía, ya que se lo había visto hacer muchas veces a mi madre. Y es bien sencillo. Me animé a hacerlo y a mi hijo, que nunca lo había probado, le encantó. Tanto como para comerlo en el bocata del almuerzo o en la tostada del desayuno. Que bien pocos niños pequeños comen pescado antes del mediodía 😉

Además, como la primera parte de la elaboración es tan sencilla, lo involucro para que me ayude y aprenda.

Ingredientes:

– Salmón fresco. Pedimos en la pesadería que separen ambos lomos y quiten la espina central. Luego en casa, con unas pinzas de pescado, quitaremos el resto de espinas.

– Sal y azúcar, a razón de una cucharada de postre de azúcar por cada cucharada sopera colmada de sal. La sal yo la utilizo normal, pero se puede usar también la gruesa de asar

 

Debemos tener un recipiente con tapa tan grande como el lomo de salmón, por eso es importante decir en la pescadería cómo de largo queremos el trozo de salmón.

En ese recipiente hacemos una “cama” con la mezcla de sal y azúcar que previamente habremos hecho en un bol. Ponemos sobre ella el lomo del salmón, con la carne hacia arriba, y cubrimos con el resto de la mezcla. Tapamos el recipiente y lo metemos a la nevera. Lo mantenemos allí un mínimo de 24 horas. Ha de estar marinándose entre 24 y 36, dependiendo del grosor del lomo. Mi referencia es el peso total del salmón al comprarlo. Si pesa menos de 2 kilos, 24 horas, si se acerca a los 3 kilos, 36 horas.

Pasado ese tiempo lo sacamos de la nevera y lo enjuagamos con agua. Lo secamos bien y lo fileteamos con un buen cuchillo. Muy importante esto. La piel no es problema, queda muy dura y es fácil cortar sólo la carne y separarla de aquella.

 

salmón marinado 7

 

Salmón marinado 5

 

Salmón marinado 6

Después añadiremos un buen aceite a los filetes, y a comer 😉  Para conservarlo mejor se puede congelar después de filetear, sin aceite, e ir sacando los tupers según vayamos necesitándolos.

 

Como pista en cuanto a su precio, comprando el salmón a 5’95€ el kilo (un precio muy habitual en esta zona si lo compras entero), el precio al que resulta el producto elaborado al final, descontadas las partes del salmón que no se gastan para esto (pero sí para caldo) y descontada la parte húmeda del pescado que queda empapada en la sal, es de unos 8’50€ el kilo. No está nada mal si lo comparamos con el precio del salmón “ahumado” que venden en los supers 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s