Tarta de chocolate y galletas

No somos muy reposteros, lo que no quiere decir que no seamos golosos. Pero hay una máxima en cocina y es que, de lo que se cocina, se come. Y si de algo no conviene comer demasiado, mejor evitar la tentación de tenerlo en la nevera 😉  Aunque hay que aclarar que esta tarta es perfectamente congelable. Y en el congelador todo dura mucho más, jajaja.

Hace una semana celebramos el quinto cumpleaños nuestro hijo mayor, y esta tarta es obligada. Es una tarta muy poco infantil, porque no lleva apenas leche y el chocolate es fuerte, concentrado. Como a mí me gusta, y también como le gusta a mi hijo 😉

Es la típica tarta de galletas y chocolate, que se puede hacer con infinidad de variantes: con natillas, con leche, con chocolate a la taza… Esta es la nuestra, copiada del blog Mercado Calabajío, una joya de blog.

IMG_3196

Ingredientes para una tarta de unas 15 raciones, y otra mini que fue al congelador de 5 raciones:

– 375 gr de chocolate de postres, nosotros valor 70% especial postres

– 225 gr de mantequilla sin sal

– 150 gr azúcar glas

– Tres huevos

– 600 gr galletas rectangulares, nosotros las de Hacendado, que son de las pocas que no están hechas con aceites chungos (palma concretamente)

– Leche tibia, para remojar las galletas. Si no hubiera niños o nos diera igual, un chorrito del licor que prefiriéramos.

En el microondas, a media potencia, aflojamos bien la mantequilla. Añadimos el azúcar, mezclamos bien, y metemos en el mismo recipiente, que habremos elegido grande, el chocolate a trozos. Volvemos a darle marcha al microondas hasta que se haya derretido bien. Mezclamos con el azúcar glas y las tres yemas de los huevos.

Montamos las claras y las mezclamos con el chocolate con cuidado, con movimientos envolventes.

IMG_3167

Forramos una bandeja con papel de horno, o aluminio. Nosotros pusimos como base una alfombra de silicona, pero no es buena idea, podríamos haberla cortado al hacer las porciones, ya que esta tarta necesita cuchillo para cortarla, no sirve una simple pala.

Ponemos la leche tibia en un plato o bol grande y vamos sumergiendo las galletas para hacer la base de la tarta. Por experiencias anteriores hemos averiguado que, con un relleno tan consistente como el de esta tarta, sin natillas ni leche, hay que humedecer bien las galletas, si no la tarta será demasiado seca. Así que nada de dar una vuelta de campana y ya. Hay que remojarlas hasta que la parte inferior empiece a deshacerse.

Hacemos la base, nosotros de 7 x 3 galletas, aunque nos hubiera cabido una fila más de ancho, pero no quise que nos faltara chocolate. Que, por cierto, sobró bastante como para hacer luego una minitarta para alimentar el congelador 😉

Vamos alternando capas de galletas con capas de chocolate, en la cantidad que nos guste.

IMG_3168

IMG_3169

Nosotros pusimos 4 pisos de galletas. La última capa de chocolate, claro, más gruesa.

Importante, si queremos adornar con virutillas varias, es el momento. Recuerdo cómo, en mi primera tarta, los fideos de chocolate rulaban hasta el suelo cuando pretendí adornar la tarta después de varias horas fría en la nevera, jojojo.

IMG_3219

IMG_3231 (1)

Como dije al principio, esta tarta es un clásico, aunque en cada casa se hace de forma diferente. Pues esta es la nuestra 😉

 

 

Anuncios